Mi práctica artística es una reflexión y diálogo constante entre el cuerpo, los procesos de sanación, la tradición textil, la memoria familiar y el feminismo.

 

Considero al tejido como una extensión de mi cuerpo y propongo una serie de rituales y procesos sanadores para la recuperación, reconciliación, rebeldía y empoderamiento que se dan mediante el dibujo, performance, cerámica, procesos textiles, instalación, fotografía y videoarte.

La performance para mi, surge desde el 2014 como una necesidad por condensar sentipensares y generar una voz sociopolítica la cual me permite reflexionar sobre la construcción de mi identidad como mujer, y al mismo tiempo conectar con otrxs cuerpxs diversos en espacios alternativos y en constante transformación. 

“Procesos para sanar el cuerpo”, un proyecto en el que vengo investigando y desarrollando desde el 2018 a raíz de un malestar corporal ¿Qué entendemos por sanación y cómo podemos lograrla? Esta pregunta vino a mi como punto de partida para reconectar con los elementos y símbolos que me rodean, y replantear universos decoloniales y en deconstrucción.